icon
20 Noviembre 2019 — Seguridad y salud

Nuevos horizontes para la trazabilidad y la autentificación de los vinos

Inicio > Noticias > Seguridad y salud > Nuevos horizontes para la trazabilidad y la autentificación de los vinos

7.ª edición de Wine Track®: una ocasión única para el intercambio entre los científicos sobre técnicas y herramientas que intervienen para asegurar la trazabilidad y garantizar la autenticidad de los productos vinícolas.

Compartir el artículo en

Twitter Facebook

El 15 de noviembre pasado, más de 200 participantes asistieron a la 7.ª edición de Wine Track® organizada en Reims (Francia).

Realizada bajo el alto patrocinio de la OIV, esta jornada organizada por la Sociedad de Expertos Químicos de Francia (SECF) y la Unión de Enólogos de Francia (sección Champagne-Ardennes), ha sido una ocasión única de intercambio entre científicos sobre las técnicas y herramientas que se conjugan para asegurar la trazabilidad y garantizar la autenticidad de los productos vinícolas, principalmente frente a las falsificaciones y el fraude.

Además, el coordinador científico de la OIV, Jean-Claude Ruf, señaló que la OIV se encuentra desde hace mucho tiempo comprometida en estos ámbitos, principalmente a través de la creación de normas internacionales referidas a:

  • la definición de los productos,
  • las prácticas enológicas y, en particular, la consideración de la seguridad del consumidor y del mantenimiento del carácter auténtico de los vinos y de sus cualidades organolépticas,
  • las reglas de etiquetado,
  • la adopción de normas de trazabilidad,
  • el establecimiento de normas analíticas para controlar esta trazabilidad y este origen.

Los sistemas de trazabilidad y autentificación requieren un nivel de confianza importante entre los operadores, en particular en los sistemas de cadena de bloques, pero también un nivel de interoperabilidad entre los sistemas.

En lo que concierne a la autenticidad, si bien los métodos de medición de isótopos ligeros siguen siendo muy utilizados, los análisis de isótopos no tradicionales, de los elementos traza, permiten demostrar que cada vino tiene su propio código isotópico natural. Además, también otros isótopos, como los del nitrógeno, pueden servir como marcadores geográficos.

Finalmente, métodos no agresivos de ablación láser permiten detectar la falsificación analizando el contenedor que también posee una firma química específica.

Así, resulta que los diferentes métodos, como el análisis de los isótopos estables o de algunos isótopos ligeros, junto a la determinación de los elementos traza o el análisis protónico, constituyen herramientas complementarias y abren nuevos horizontes y perspectivas en el ámbito de la trazabilidad y la autentificación.

Jean-Claude Ruf OIV. Wine Track® 2019.

© Foto : R. Lartigue - Toppan Europe